Movimiento Maker en UK: Northern Design Festival

Imagen de Tana

El pasado 19 de octubre tuve la oportunidad de presenciar en Newcastle el despliegue de más de veinte grupos de artistas, diseñadores y otros grupos creativos en el Northern Design Festival. Un evento que trata de promocionar a todos estos colectivos del norte de Inglaterra a través de exhibiciones, charlas y talleres.

Este año estuvo dedicado a la creación digital, un tema perfecto para este artículo por razones obvias. Aproveché la ocasión y visité múltiples locales de la ciudad más hipster de Inglaterra para entrevistar a distintos grupos sobre sus actividades. De todos ellos, he seleccionado cuatro por su importante relación con el movimiento maker y porque no me da espacio para más. Porque aquí los emprendedores y makers están por todos lados.

Attaya Projects

Un interesante colectivo que funciona como una plataforma internacional de colaboración entre artistas, ingenieros, fotógrafos y un variopinto elenco de profesionales. Sus acciones tienen una proyección internacional, intentando exportar productos y actividades creadas por sus componentes, pero también tienen una fuerte actividad local, tratando de trabajar con otros grupos como Culture Lab o Newcastle Makerspace.

Durante el festival, Lalya, presidenta de Attaya Projects, me explicó como estaban tratado de contagiar al público general y a otros emprendedores y artistas con el virus de la creatividad y la colaboración. En su exposición tenían unos cuantos proyectos básicos con Lilypad y Arduino para animar a los no iniciados a explorar las posibilidades de estas placas programables. Lalya me enseñó además un divertido proyecto de fabricación de clavijas de guitarra por impresión 3D que al parecer ya están vendiendo y que están empezando a explorar como producto en el mercado internacional. Para finalizar me mostró unos impresionantes ejemplos de proyección sobre superficies irregulares usando únicamente dos webcams y un proyector (y un poco de magia negra con un Mac). Quise preguntarle como funcionaban exactamente y que forma de trabajo seguían, pero no pudo responderme a esa pregunta. Cada proyecto es un mundo, al parecer, y dependiendo de si es de carácter local o internacional se lleva a cabo de acuerdo a las decisiones de los participantes en cada iniciativa. Ellos ponen la red y el apoyo, el resto es ponerse manos a la obra. 

En definitiva, una interesante propuesta para hacer crecer proyectos activos localmente y traspasar fronteras.

Ouse Street Arts Club

Un espacio temporal, multipropósito, donde un grupo de arquitectos llamado Xsite hacen de todo. Exposiciones, reuniones y barbacoas. Todo cabe en dos containers negros contrachapados. En este caso habían montado una exposición de sus trabajos con fresadora y cortadora láser. 

Me preguntaba si un espacio así era viable y uno de los componentes del grupo me explicó que a través de los artículos que venden en sus exhibiciones en dicho espacio pueden pagar los gastos del mismo. No les supone una inversión positiva, pero tampoco negativa. Les vale como zona de recreo fuera del trabajo y encima como espacio de pruebas para sus diseños. No siempre lo que uno quiere es o se consigue con dinero, me comentaba.

Set of Drawers

Un colectivo nacional de ilustradores que se dedica a pintar garabatos por donde pillen. En serio, garabatos por doquier. Su amor por cortar, pegar y dibujar les a llevado a juntarse para difundir la creatividad y el entretenimiento de dibujar a niños y no tan niños.

En el evento en el que estuve presente llevaron a cabo un taller para los más pequeños buscando trabajar el pensamiento disruptivo (vamos, lo que yo llamo tener pájaros en la cabeza). Un montón de papel forrando paredes, suelo y mesas para que los niños pudieran dibujar a sus anchas. Un monitor dibujado en la pared aparecía rellenado con post-its para que los niños "personalizaran" el espacio y en el suelo una sábana hacía las de placa de RAM donde tenían que dibujar todo lo que se les ocurriese.

MAKLab

Y para acabar el recorrido, la guinda del pastel. MAKLab es un Fablab de Glasgow donde empresas y particulares pueden aprender a construir todo lo que se les ocurra usando herramientas de fabricación digital. Se habían traído un montón de impresoras, ploters y fresadoras a un local al sur de Newcastle. No puedo negar que me dieron ganas de mangarme una CNC del tamaño de media caja de zapatos, pero me contuve (me iban a pillar fijo) y me puse de pesado a preguntar.

Cada vez más gente está metida de una forma u otra en el mundo de la fabricación digital, me comentaba uno de los responsables de MAKLab, y por eso estamos preparando nuestra expansión a otros puntos de Reino Unido. No me extraña, porque esta gente no para. Talleres de Arduino y emprenduría no sé cuantas veces al año, un montón de actividades para niños y otro tanto de trabajos de profesionales y aficionados.

Me marché mientras me deseaban suerte con el Hackerspace y me invitaban a pasarme por Escocia a ver su local.

En general, un día muy productivo donde me recorrí una ciudad volando, más que caminando, para poder conocer todas estas iniciativas que de formas tan diversas trabajan la creatividad, la colaboración y la fabricación digital. Que pena que no robé aquella CNC, ahora tengo el mono.